Casos Prácticos

Durante muchos años, una gran empresa multinacional estuvo cambiando de una agencia de traducción a otra en busca de mejor calidad, coherencia y fiabilidad de la traducción.

  • La búsqueda constante de nuevas agencias suponía una importante pérdida de tiempo para la empresa.
  • La utilización de diferentes traductores daba como resultado traducciones de calidad inconsistente en toda la gama de productos.
  • Surgían problemas por el precio debido a los diferentes métodos de tarificación que utilizaban las distintas agencias de traducción, algunas de las cuales tenían costes «complementarios» ocultos tras terminar el trabajo de traducción.
  • Las sucursales locales de la empresa se quejaban de que estaban cansadas de tener que proporcionar terminología y demás material de referencia a cada traductor nuevo. También había quejas por los procesos insuficientes de revisión.
  • El cambio en los proveedores de traducciones había impedido que se desarrollara una relación entre los directores de proyecto de la empresa y de las agencias.
  • La falta de experiencia del cliente en cuanto a la gestión de impresión multilingüe provocó unos costes desorbitados de impresión.

 

Al cambiar a Omnilingua Limited, la empresa consiguió:

  • Un mejor control y gestión de los proyectos de traducción
  • Ahorros netos en gastos administrativos
  • Gracias a la utilización de la última tecnología del lenguaje, una garantía de calidad y traducciones especializadas que incluían procesos minuciosos de revisión
  • Una persona de contacto en Omnilingua que conociera la empresa, sus criterios de calidad, sus productos y sus necesidades de traducción
  • Un esquema más claro d los costes totales de la traducción
  • Descuentos por volumen a medio y largo plazo,
  • Una imagen corporativa que se mantenía en toda la gama de productos
  • Asesoramiento en la gestión de composición e impresión: se cambió el método de impresión del cliente, con lo que se consiguió una reducción del 40 % en los gastos de impresión.